Blog de Imagen y Web para empresas

Tfno: 656 46 58 57

Sígueme en Facebook | Google+ | Linkedin

El diseño es mucho más que la estética

Autor: admin. Publicado el 9 abril, 2016. Categorías: Diseño, Diseño gráfico, Diseño web

El diseño es mucho más que la estética

Paseamos por el campo en un luminoso día de primavera. Vemos junto al camino un trigal. Miramos el mar verde que forma el cultivo al extenderse sobre el horizonte y unos puntos de un color rojo vivo que contrastan con fuerza contra el verdor del trigo captan irremediablemente nuestra atención. Son amapolas. Nos acercamos y vemos que no somos lo únicos que se sienten atraídos. Las rondan abejas y otros insectos que las polinizan. ¿Cómo consiguen centrar tanto nuestra atención unas simples flores dispersas por un terreno tan amplio? ¿Cómo han evolucionado hasta ser tan efectivas consiguiendo su objetivo: la polinización?

El diseño no es sólo algo bonito, es algo que funciona.

Estamos rodeados de diseño, aunque no nos demos cuenta. Una silla es algo que seguro usamos a diario. Simplemente con mirar una sabremos si es buena o mala. ¿Cómo lo sabemos? Porque una buena parece más cómoda y tiene mejores materiales. Puede parecerlo y no serlo, pero el que no lo sea es un fallo de diseño y el que sea cómoda es un acierto de diseño. No sólo se trata de estética, también se diseña la funcionalidad, que en este caso es la comodidad y la resistencia.

El diseño nos dice mucho de la calidad de las sillas

Si te fijas, todo lo que nos rodea tiene algún tipo de diseño y lo que está bien diseñado tiene más opciones de supervivencia. Volvamos al ejemplo de las amapolas. Llaman la atención porque el rojo es el color complementario del verde. Esto es teoría del color y no la voy a explicar en profundidad, pero valdría decir que sería su opuesto. En la rueda de color el verde queda frente al rojo, en el otro extremo. Y las amapolas han evolucionado para nacer y crecer entre zonas verdes y contrastar fuertemente para atraer la atención de los insectos que colaborarán en su ciclo de fertilización.

Pero, ¿cómo aplicamos estas lecciones al diseño web?

Primero debo decir que el diseño no es una ciencia exacta. Funciona a base de prueba/error. En muchos casos se parte de un diseño, se observa su efectividad durante un tiempo y se modifica lo que no funciona para tratar de conseguir los objetivos. También, al tener un fuerte componente estético, dependerá en parte de modas y épocas. Esto hace que el diseño no sea algo estático o permanente, sino algo vivo que debe adaptarse a los cambios de los tiempos para ayudar a una especie o a una empresa a sobrevivir. El diseño debe evolucionar.

Segundo, las amapolas crecen en el sitio adecuado y gracias a su color rojo se aseguran el destacar. Lo primero pertenece al área del marketing, que nos dirá donde debemos ofrecer nuestros productos, y lo segundo al diseño, que siempre dependerá del marketing y de los objetivos establecidos y tendrá que idearse para lograr captar la atención y ayudar a vender.

Y tercero, tras atraer la atención debe ser un medio que facilite la consecución del objetivo, algo que ofrezca funciones útiles y cómodas. Por eso el diseño web es más potente que el diseño gráfico. Un cartel o un folleto solamente ofrecen información y un medio de contacto. Un sitio web es el medio de contacto, puede ser la plataforma de venta, suele dar más información estructurada y detallada, se puede compartir fácilmente, puede ser muy dinámico (blogs, galerías, etc.) y flexible. Es por todo esto y más que los sitios web son tan importantes para muchas empresas.

¿Es determinante la cuestión estética?

No. Sitios web como Google o Amazon no destacan por un diseño bonito, sino por un diseño plenamente funcional. Veamos brevemente como lo hace Amazon.

Captura de pantalla de Amazon.es

La cabecera ofrece muchas opciones, pero ocupa poco espacio para dar paso en seguida a la información. Todas las opciones se agrupan de manera lógica. Su potente buscador ocupa un lugar y un espacio privilegiados y destaca sobre el resto. Es la funcionalidad más usada junto al menú desplegable.

La información del producto se ofrece con sobriedad, sin elementos adicionales que puedan distraer, y sólo vemos lo imprescindible. Junto a la información básica colocan el carrito. Así hacen fácil el proceso de compra. Si deseamos conocer más características, hay más información debajo, pero antes colocan otros productos que nos puedan interesar. O sea, casi nos obligan a que conozcamos más artículos. No importa que por culpa de eso tengamos que hacer scroll hasta la información ampliada que buscamos. Como es algo que necesitamos, lo vamos a hacer. Los artículos relacionados podemos no necesitarlos, así que si quedaran bajo la información, seguramente los ignoraríamos. Por eso nos los “cuelan” antes de llegar a lo que buscamos. A eso se le llama jerarquía de la información y estrategias de venta. Y seguro que llegaron a esas conclusiones probando variantes una vez y otra.

Entonces, ¿para qué sirve la estética?

Matizo la respuesta a la pregunta “¿es determinante la cuestión estética?”. No, pero ayuda. A todos nos gusta vivir en un entorno agradable. Y un diseño web es un entorno que usamos y en el que permanecemos unos minutos o unas horas. Entonces es mejor que sea agradable visualmente.

Por último, la estética da personalidad. Una bata no hace a un médico, pero distingue al médico del que no lo es. En la construcción seguro que distinguiremos al arquitecto de los obreros con sólo verlos. Nuestra forma de vestir dice algo de nosotros y nos gusta ditinguirnos de los demás. Pues la estética en el diseño hace lo mismo.

Conclusión

Hemos visto como el diseño es más que una cuestión estética, significa también funcionalidad y se crea para la consecución de unos objetivos bien definidos, pero ello no resta valor a la estética, que dota de personalidad y nos distingue de otros. También que el diseño no es una ciencia exacta, sino algo mutable, algo que debe evolucionar para mejorar y adaptarse. Y, por último, un medio que, queramos o no, seamos conscientes o no, usamos a diario, y de nosotros depende el que un sitio web llegue a ser usado de forma exitosa, observando su uso, mejorando detalles y corrigiendo errores.

En el próximo artículo hablaré sobre las características imprescindibles que debería tener tu diseño web. ¡Hasta pronto!

<< Volver al blog


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.